0

El Shiatsu

Este texto ha sido sustraído del libro Shiatsu. Guía completa de Chris Jarmey y Gabriel Mojay.

¿Qué es el Shiatsu?

El Shiatsu es un método de manipulación del cuerpo que nos permite dar y recibir atención calor y curación mediante un contacto no invasivo.

Se desarrolló en Japón a partir de una síntesis del masaje chino llamado Anma y de técnicas occidentales de manipulación física. Como sistema completo de curación por el tacto, se alimenta ampliamente de aspecto de la medicina oriental tradicional. La técnica del Shiatsu incluye estiramiento, sujección e inclinación del peso del cuerpo hacia varias partes del cuerpo receptor para mejorar el flujo de la energía, la circulación de la sangre, la flexibilidad y la postura.

shiatsu

Aunque Shiatsu literalmente significa “presión con un dedo”, el espíritu del Shiatsu es de comunicación mediante el contacto. Para ser efectivo requiere sensibilidad a fin de sentir e influir positivamente en la calidad de la vitalidad interna del recepto. La vitalidad es la base de la salud y refleja la fuerza y la armonía de la circulación del Ki. El Shiatsu sensible y de apoyo tonifica y corrige el flujo del Ki, ayudando por tanto a restablecer la vitalidad y prevenir la enfermedad. Para lograr un Shiatsu verdaderamente de apoyo, debe administrarse con el peso del cuerpo relajado y con una transmisión sin esfuerzo del Ki.

La historia del Shiatsu

Aunque la palabra Shiatsu no fue acuñada hasta principios del siglo XX, sus orígenes se hallan firmemente en las raíces de la medicina oriental tradicional. Específicamente, se pueden remontar a China alrededor del año 530 a.C., cuando Bodhindharma introdujo un sistema de ejercicios para la salud y para el control sensorial conocido como Tao-Yinn. Dichos ejercicios incorporaban un sistema de automasajes y de terapia de puntos de presión autoaplicados para facilitar la desintoxicación y el rejuvenecimiento. Hacia el siglo X de nuestra era, la medicina china había sido introducida en Japón, y a partir de entonces comenzó a practicarse algo semejante al Shiatsu actual, una terapia entre el Anma y el Tao-Yinn.

 Shiatsu

Hace unos 300 años, durante la era Edo de Japón, a los médicos se les exigía que estudiaran Anma como un medio de familiarizarse con la estructura humana, con los canales de energía y con los puntos de presion, a fin de que pudieran diagnosticar con precisión y tratar con cualquier medio que consideraran adecuado, como la acupuntura, las hierbas o la manipulación del cuerpo. Graduamente, Anma fue quedando limitada al tratamiento de tensiones musculares sencillas hasta que en el siglo XX sólo estaba permitido usarla para promover el placer y el bienestar.

El Shiatsu acabó siendo reconocido como una forma legítima de terapia por el gobierno japonés a medidados de los años ciencuenta. Actualmente, la definición oficial dada por el Ministro japonés de Salud y Bienestar dice: «La terapia de Shiatsu es una forma de manipulación administrada mediante pulgares, los dedos y las palmas de las manos, sin el uso de ningún instrumento, mecánico ni de ningún otro tipo, para aplicar presión a la piel humana, con el fin de corregir disfunciones internas, promover y mantener la salud y tratar enfermedades específicas».

El desarrolo del Shiatsu en occidente

Shiatsu

El Shiatsu no llegó a ser ampliamente conocido en los Estados Unidos y en Europa hasta los años setenta, aunque ha sido practicado por unos pocos japoneses y occidentales desde su aparición. En Europa, el Shiatsu ha sido influido principalmente por los métodos Namikoshi y Masunaga, pero con una influencia adicional de la macrobiótica, que utiliza los Canales de Acupuntura y puntos de presión tradicionales. Este método incorpora un uso sustancial de los pies para aplicar presión y estiramientos, comúnmente conocido como técnicas “de los Pies Descalzos”. El Shiatsu, tal y como se practica en Europa, está relacionado principalmente con el método Masunaga (a menudo llamado Shiatsu Zen), con el Shiatsu Macrobiótico, con el método Namikoshi o con varios híbridos.

El Sahitsu Macrobiótico incorpora técnicas de los Canales Clásicos de Acupuntura y de los Pies Descalzos, según las propuestas de George Ohsawa, Michio Kushi y otros.

 

 

0

La curación es un proceso biológico

El autor del siguiente texto es el Doctor Karmelo Bizkarra, Director Médico del Centro de Salud Vital Zuhaizpe. Nos invita a reflexionar sobre nuestro cuerpo y su capacidad de curación.

  • La curación es un proceso biológico. No es algo que alguien haga por ti. Ninguna sustancia extraña, y menos una sustancia tóxica, como lo es un medicamento (por muy caro que sea), puede curarte mientras continúas viviendo de la misma manera que te llevó a la enfermedad.
  • La capacidad de autocuración del organismo es parte del poder de curación y autorreparación de la naturaleza, tanto uno como el otro se curan continuamente del desequilibrio producido por el ser humano.

La curación es un proceso biológico

  • A pesar de los “desastres” ecológicos externos ocasionados sobre la tierra, e internos, sobre nuestro organismo, los dos siguen vivos por su capacidad de reequilibrarse.
  • La enfermedad es un mecanismo de búsqueda de equilibrio. Si una persona come un alimento en malas condiciones, el cuerpo lo vomita y en ese vómito está la curación. Si no ocurre el vómito puede aparecer  la diarrea, una buena manera de expulsar los tóxicos por vía rápida. Si fuma por primera vez, tose y se marea y con estos mecanismos el cuerpo se defiende de los tóxicos inhalados: Ante un susto, una mala noticia. o un dolor extremo en un accidente el cuerpo se marea para no sufrir la agresión, como mecanismo de defensa psicológica… En todas estas reacciones y muchas más el cuerpo intenta buscar el equilibrio a través de lo que mal llamamos enfermedad.
  • El organismo humano crece a partir de la unión del espermatozoide con el óvulo como resultado de sus fuerzas internas, sin que ningún médico tenga que decirle cómo hacerla.
  • En su crecimiento necesita: alimentación, agua, oxígeno, sol (los 4 elementos), movimiento, descanso, cariño y protección. Para recuperarse, necesita los mismos elementos, si es posible de mejor calidad: alimentación sana, aire puro, sol, descanso, ejercicio armónico, amistad-amor.
  • ¿Cuál es el trabajo del médico ante la enfermedad? Romper las cómodas recetas y aconsejar a la persona las condiciones y circunstancias de una vida más sana para facilitar que las fuerzas internas de curación hagan su trabajo. Cuando mi casa se estropea, para recuperarla utilizo los mismos elementos con la que se construyó (cemento, madera, clavos, tejas, …) y si la quiero “sana” utilizo elementos de primera calidad. Lo mismo hago con mi cuerpo.