2

Té Mu, el espíritu de la Nada

El té MU es ciertamente único, tanto en su composición como en su sabor, pero en realidad el «té» MU no es un té. Se compone de muchos tipos de hierbas que se convierten en más efectivas cuando se combinan con otras, y esta combinación produce una cierta esencia, la cual no existe por si misma en ninguno de sus componentes aislados.

Te Mu o el espíritu de la nada

La palabra MU tiene varios significados: puede significar «nada» o también «único», pero su denominación proviene de la frase «mu cha kui cha». Mu cha significa «confusión, desorden, teorías desordenadas, Principio Único». Kui significa «nueve». Georges Ohsawa, el fundador y divulgardor de la Macrobiótica, dedicó buena parte de su vida a estudiar y clasificar textos antiguos de Medicina Oriental, incluyendo los clásicos de medicina herbaria de china. Como resultado de su trabajo y gracias a sus conocimientos del yin/yang produjo esta original bebida herbaria, originalmente basada en un remedio herbario tradicional llamado Chujo-to, «bebida caliente», inventada hace 300 años por la Medicina Oriental y que se usaba para fortalecer los órganos reproductores femeninos y era muy popular como el «té de la mujer». Ohsawa lo modificó ligeramente para que fuera apto para todo el mundo y lo llamó té MU.

Esencialmente, se trata de una combinación de 16 plantas y hiervas silvestres: Podemos encontrar piel de naranja, regaliz (Glycyrrhiza), jengibre, hueso de albaricoque, canela, Poria sclerotium (Hoelen), Atractylis, raíz de peonía herbácea, Coptis chinensis, clavo, Panax ginseng, raíz de perejil japonés, raíz de angélica, Cyperus, Rehmannia (Shengdihuang) y moutan (Cortex moutan radicis). Aunque la bebida es una combinación de elementos yin y yang, en su totalidad es una composión yang. También puede conseguirse un té MU menos yang conteniendo sólo nueve de estas plantas y que es más o menos similar a la bebida original. Contiene también Ginseng, una raíz muy fuerte que en macrobiótica no se acostumbra a utilizar. El Ginseng es una de las raíces más reputadas y preciosas en China; sin embargo, dentro de la combinación que ofrece el té MU, se convierte en más fuerte que el propio Ginseng aisladamente. Aún así y gracias a la teoría yin/yang, el té MU sigue teniendo un exquisito equlibrio entre estas dos fuerzas.

George Ohsawa te mu

Ambas combinaciones, tanto la de 9 como la de 16 hierbas, son muy efectivas para personas de constitución Yin y mujeres muy friolentas. También se lo emplea para:

  • combatir eczemas y otras patologías de la piel.
  • contrarrestar el efecto de drogas y medicamentos
  • vigorizar y tonificar todo el cuerpo, especialmente la sangre, la digestión, los riñones y los órganos sexuales.
  • desórdenes óseos y articulares.
  • problemas renales.
  • cansancio.
  • tos con expectoración húmeda y mucosa, y problemas respiratorios en general.
  • problemas en el sistema digestivo, como debilidad estomacal e hinchazón intestinal.
  • problemas en el sistema reproductivo (calambres menstruales o irregularidades menstruales). Para la vitalidad sexual.
  • Yin sanpaku (el blanco de los ojos mostrándose bajo el iris).

Preparación y uso:

Para personas saludables: hervir el contenido de una bolsita (se puede abrir) durante 10 min. en 3 tazas de agua. Este té es bueno para aliviar el cansancio, para yanguizarse y para perder peso.

Para enfermos: hervir el contenido de un una bolsita en 3 tazas de agua durante 30 min. (hervir 5 y luego 25 al mínimo). Debe quedar 1 ½ taza de té. La cantidad es para una persona por día. El té puede recalentarse. Las personas yin pueden tomar este té todos los días durante 1-2 semanas.


El Espíritu de la Nada (Mu): La nada es el concepto central en el entrenamiento espiritual del Zen y de otras filosofías orientales. El estado de la Nada es el de adaptarnos libremente a las constantes cambiantes circunstancias de la vida reconociendo que somos ignorantes, que todo lo que hagamos es en vano. La total entrega del ego es igual a la aceptación total de lo que nos rodea y que se extiende hasta el Orden del Universo. Vivir con el espíritu de la Nada es vivir con la forma de vida del Orden del Universo.