2

Sopa-crema de cebolla

Las sopas son el mejor entrante para una comida macrobiótica. Las posibilidades son numerosas, tantas como ingredientes hay. Pero esta sopa en particular es una de mis preferidas: la cocino cuando tengo algo más de tiempo o estoy más relajada, no porque requiera mucho tiempo de cocción o mucha elaboración, pero a las sopas del día a día no tengo por costumbre echarle nada más que la verdura escogida, y sin embargo ésta lleva kuzu y tamari, ingredientes que la elevan a mayor categoría. Es por eso que lo cocino con más mimo.

Sopa-crema de cebolla y tamari

Ingredientes:

  • Aceite de oliva virgen extra
  • 2 cebollas cortadas en medios gajos finos
  • Sal marina
  • 1 litro de agua
  • 1/2 tira de alga kombu, previamente remojada 30 minutos
  • 2 cs de kuzu
  • 2 cs de tamari
  • Jugo de jengibre

Preparación:

Remojaremos la 1/2 tira de alga kombu en agua durante 30 minutos. De mientras, saltearemos la cebolla ya cortada en un poco de aceite de oliva virgen extra con la sal que le corresponde, durante 10 miutos o hasta que se haya evaporado toda su acidez (generalmente hastas que se haya pochado) y se le agregará el alga kombu junto con el agua. Dejaremos que hierva unos 20 minutos.

En otra traza llena de agua (unos 200 cl.) se diluirá las 2 cucharadas de kuzu. Terminada la cocción de las cebollas, retiraremos el alga, añadiendo entonces el kuzu disuelto, sin dejar de remover hasta que recupere el hervor y cueza 3 minutos más. Al momento de servir, condimentaremos con las 2 cucharadas de tamari y unas gotas de jugo de jengibre (opcional). También podremos agregar el alga kombu picada para agregárselo a la sopa.

¡Y a disfrutar!

0

El kuzu

El kuzu es un ingrediente específico, es decir, se utiliza específicamente para sanar algunos desequilibrios de nuestro cuerpo.

El kuzu es el extrato de la raíz de la planta Pueraria Lobata o Pueraria hirsuta, originaria de China y Japón. Esta raíz se ha empleado tradicionalmente en estas culturas con fines medicinales, donde se la considera una de las 50 plantas fundamentales y se utiliza para tratar múltiples afecciones, desde problemas gástricos, fiebre, fatiga y debilidad general hasta problemas cardiácos.

La preparación del kuzu actual no ha sufrido casi variación desde hace siglos. Esto es destacable ya que en occidente la mayoría de plantas medicinales o alimentarias han sufrido alteraciones en su composición bien por los métodos agrícolas, bien por la manipulación genética, muchas veces en detrimento de sus propiedades medicinales o nutritivas.

el kuzu

Las raíces, que pueden alcanzar hasta dos metros de longitud hundidas en la tierra, se recogen en invierno. La elaboración del kuzu consiste en moles las raíces, lavándolas posterirmente con agua fría varias veces para limpiarlas de impurezas hasta que el agua sale transparente. Por último, el kuzu se seca totalmente, dejándolo reposar un mes y medio. Este proceso requiere varios meses y es totalmente artesanal. Como el proceso de obtención del kuzu es muy laborioso es uno de los alimentos más falsificados y adulterados, hoy se comercializan mezclas que llevan un 10% de kuzu y el resto almidón de patata y también un almidón el arrurruz al que en algunos lugares se le llama kuzu, que tiene propiedades espesantes como cualquier almidón, pero no tiene efectos medicinales.

En la medicina tradicional china el kuzu se asocia con los meridianos del bazo y estómago. Se ha utilizado tradicionalmente para favorecer la transpiración y aliviar la fiebre cuando se está constipado o con gripe. El kuzu extrae el exceso de agua de los intestinos y los lubrifica;  se utiliza para reducir la fiebre, para controlar las diarreas, reconstruir la flora y para disminuir la presión arterial. De esta manera, está especialmente indicado para el estreñimiento del intestino dilatado a causa del exceso de fruta, azúcar, café y bebidas artificiales. También es considerado un buen tratamiento de la diabetes, ya que ayuda a controlar y disminuir los niveles de azúcar en sangre. Tiene efectos vasodilatadores, sobre todo a nivel coronario (corazón) y cerebral, es decir, aumenta el caudal de sangre ya que dilata los capilares, por lo que alivia los dolores de cabeza, previene cardiopatías y la hipertensión arterial.

el kuzu

Ayuda tambiénen las funciones hepáticas, por lo que tiene efectos beneficiosos en tratamientos o dietas desintoxicantes, por ejemplo después de un tratamiento farmacológico. Según un estudio de los Proceeds of the National Academy of Science publicado en 1993, el extracto de kuzu es una alternativa natural en el tratamiento de la adicción al alcohol y al tabaco, frenando el consumo de ambos.

En Japón, el kuzu también se utiliza como relajante muscular y estimulante de la circulación sanguínea, aliviando la tensión muscular. Como este condimento también contiene isoflavonoides, ayuda en problemas relacionados con los vasos sanguíneos cerebrales como el dolor de cabeza, el zumbido en los oídos, cansancio ocular, irritación, insomnio, etc. Además, su consumo favorece la estabilización del sistema nervioso vegetativo. El kuzu es también eficaz para disminuir las convulsiones y los espasmos de los niños y la rigidez en los ancianos, ya que relaja el sistema nervioso parasimpático.

En otro aspecto, el kuzu es una sustancia yang, y nos ayuda a poner los pies en  la tierra, a tener más capacidad de decisión, favorece la acción cuando nos bloquea el exceso de reflexión, favorece el equilibrio entre pensar y actuar; en una palabra nos aporta cohesión interna.

El kuzu se prepara diluyendo una o dos cucharaditas en un vaso de agua fría y luego hirviéndolo durante unos cinco minutos, hasta que adquiere una consistencia gelatinosa, incolora o rosada y casi transparente. Se puede aliñar con tamari o shoyu. Sin embargo, la mejor manera de tomarlo es sin duda como brebaje junto con el té kukicha y el umeboshi, que es la manera de conseguir una sinergia positiva potenciando el efecto de los tres ingredientes. En la cocina se usa como espesante natural debido a su sabor insípido. Así, se puede diluir igualmente en agua fría y añadirlo durante los últimos minutos de cocción de sopas, verduras, potajes, tartas de verduras o de pasteles. A continuación  removemos constantemente hasta el punto de ebullición donde comienza a espesar. No tiene gluten, por lo que está indicado para celiacos.

Estos 3 ingredientes son básicos en la macrobiótica; se pueden utilizar por separado en distintos platos, o juntos como bebida medicinal. Se trata de una receta muy sencilla y altamente reparadora para cualquier tipo de molestia estomacal, o para momentos de debilidad, e incluso como remedio para resfriados, gripe, tos o estreñimiento. Yo lo utilizo mucho en momentos en que me encuentro débil, cuando notas que te viene “algo gordo”, o simplemente cuando no he podido resistirme a comer postres azucarados, vino, exceso de comida…

Esta bebida contrarresta los excesos yin que a veces, por celebraciones sociales, nos es muy dificil negarnos. Os invito a que lo probéis, es apto para todo el mundo, incluso embarazadas o niños, solo hay que ajustar la cantidad de umeboshi según la edad del niño, ya que para los más pequeños es mejor reducirlo un poco. Se puede variar la cantidad de kuzu para que quede más o menos espeso. También se puede variar la cantidad de puré de umeboshi para que quede más o menos salado. Igualmente el té se puede preparar más cargado o más diluido, probar hasta encontrar la consistencia y el sabor deseados.

Bebida medicinal kukicha, kuzu, umeboshi

Ingredientes:

  • Té kukicha
  • Kuzu
  • Pasta de ciruela umeboshi

Prepración:

Preparamos el té kukicha: calentamos una taza de agua y cuando hierva echamos una cucharadita colmada de kukicha, dejándolo que hierva unos minutos. Lo colamos y lo dejaremos enfriar, sin filtrar. Si lo tenemos preparado de antemano, mejor que mejor.

Cuando el té esté frío, lo filtramos y lo volvemos a ponemos en un cazo. Ponemos solo la cantidad que vamos a usar, es decir, una taza. En ella disolvemos una cucharita de kuzu. Para los que no sepáis, el kuzu es un almidón en forma de polvo blanco que se obtiene a partir de las raíces de una planta medicinal fundamental en la Medicina Tradicional China, la Pueraria lobata o Pueraria hirsuta. Es una planta perenne con profundas raíces de más de dos metros de profundidad. Es por tanto, un ingrediente muy yang.

Una vez hayamos disuelto el kuzu, nos quedará un líquido de color blanco. A esta mezcla vamos a añadirle una cucharadita de puré de umeboshi y la mezclaremos hasta que esté bien deshecha la pasta. A continuación calentamos removiendo hasta que la mezcla hierva y cambie de color. Quedará una consistencia como la de una sopa salada un poco espesa.

De esta manera se prepara una taza, y se podrá tomar hasta 3 tazas al día de esta bebida, según las necesidades. Se puede hacer la bebida cada vez que se necesite, o hacerlo todo desde la mañana y distribuirla en pequeñas tomas a lo largo del día. Notaréis sus beneficios casi al instante. Yo lo suelo llamar el “brebaje mágico”, casi como el que tomaban Asterix y Obelix. Al princpio puede resultar un poco chocante su sabor, ya que la umeboshi tiene un sabor muy peculiar, pero enseguida te podrás acostumbrar.