1

Pipas de calabaza saladas

Este es un snack fácil de realizar y que se puede perfectamente llevar a cualquier sitio después, por ejemplo al cine, cuando la única opción que tienes es comprar palomitas o chuches, y ya sabemos que esto no es lo más conveniente. Y yo, sin algo que llevarme a la boca y masticar, no voy al cine!

Esta receta la aprendión en Cuisine et Santé, en el centro macrobiótico que René Levy fundó en Saint Gaudens, Francia. Llegué la tarde de un viernes y después de la charla de la noche, Daniel se esmeró en que aprendiéramos hacer pipas de calabaza saladas para picotear, y ahí estuvimos hasta las 23.30, disfrutando de la cocina. Lo único que se necesitan son pipas de calabaza, una taza pequeñita, sal y horno o sartén.

pipas de calabaza con sal

Ingredientes:

  • Pipas de calabaza
  • Sal
  • Agua
  • Taza pequeña de café
  • Bote grande

Preparación:

Se meten en un tarro bien grande las 7 tacitas de café rellenas de pipas de calabaza, se le añade otra tacita de café de agua, y por último una cucharadita rasa de sal marina del atlántico sin refinar.Es muy importante que la sal sea de esta calidad, ya que la sal que nos venden en los supermercados nos abrasa el estómago, ya hablaremos más tarde de esto. Una vez todo el bote lleno, se tapa y se agita con insistencia para que el agua con sal impregne cada uno de los granos. Ahora solo hace falta tostarlos, y esto se puede hacer tanto en el horno como en la sartén. Verás que los granos se hinchan, y si coges uno sin quemarte y puedes ver cómo se parte de forma crujiente, entonces sabrás que ya están listo.

pipas de calabaza con sal

Los dejamos secar y enfriar en una bandeja, y podemos meterlos en un bote grande herméticamente cerrado para que se pueden conservar ahí sin problemas, siempre que esté bien seco.

 

1

El equilibrio en los alimentos: el yin y el yang

Este texto ha sido sustraído de la web Nishime, macrobiótica para el día a día y reproducida en su totalidad.

En muchas ocasiones escuchamos que la macrobiotica prohíbe ciertos alimentos. En mi opinión esta afirmación no es cierta. Macrobiotica da la capacidad de elegir en libertad lo que comes. Conocer las propiedades, cualidad energética de los alimentos y hacer un ejercicio de auto-observación, te ofrece la capacidad de nutrirte con lo que necesitas en cada momento. Nada está prohibido, nada es bueno o malo. Hay alimentos que son más adecuados que otros, dependiendo de cada persona, del momento y del lugar.

Macrobiótica yin yang

¿Por qué utilizamos unos alimentos de forma habitual, otros de forma eventual y otros en ocasiones extraordinarias? La respuesta es el equilibrio: Macrobiotica es sinónimo de equilibrio. Equilibrio en lo que comemos, equilibrio con el entorno, con otros seres vivos y por supuesto con nosotros mismos. Utilizamos aquellos alimentos que son más equilibrados a nivel energético. Veamos una clasificación de alimentos:

Alimentos extremo Yang: sal , huevos, carne (pollo, carne roja, ternera), quesos curados y salados, harinas y horneados y pescado azul. Concentran la energía. Pueden tener uno o varios de los siguientes efectos: calentar, secar, contraer, cerrar, tensar .

Alimentos extremo Yin: químicos: aditivos, fertilizantes, medicamentos, azúcar, chocolate, bebidas alcohólicas, especias, frutas y verduras tropicales, lácteos, queso fresco y requesón, solanáceas: tomate, patata, berenjena y pimiento. Dispersan la energía. Pueden tener uno o varios de los siguientes efectos: refrescar, enfriar, dilatar, hinchar, abrir, relajar, debilitar.

Macrobiótica yin yang

Extremo no es sinónimo de malo o perjudicial, simplemente su efecto es más intenso, por eso no son alimentos para utilizar en grandes cantidades ni a diario. Lo ideal es evitarlos o consumirlos en pequeñas cantidades. Y sobre todo asegurarse de que sean de alta calidad.

Consumir alimentos extremos de forma habitual nos lleva a la necesidad de consumir otro alimento del extremo contrario, a fin de nivelar nuestro equilibrio físico-energético. Un ejemplo claro sería una típica comida de Navidad: fritos, carnes… son alimentos que acompañamos con bebidas alcohólicas, postre helado, turrón… azúcar.

Alimentos de centro: cereales integrales, legumbres, vegetales, frutos secos, algas y pescado blanco. Se pueden a su vez clasificar en expansivos y contractivos. Aunque sus efectos son mucho más suaves que los de los alimentos extremos. Son los más adecuados para comerlos a diario.

En el equilibrio está la clave para tener una vida satisfactoria y conseguir todo aquello que te propongas.

2

Azukis

La azuki es un ingrediente específico, es decir, se utiliza específicamente para sanar algunos desequilibrios de nuestro cuerpo.

Junto con los cereales y las verduras, las legumbres en general han constituido la base de la alimentación de la mayor parte de las culturas. Mezcladas con los cereales, las legumbres nos proporcionan proteínas de calidad, comparables a las del pescado o la carne, y que se digieren mucho mejor que éstas. Por eso se dice que las legumbres son la carne saludable de los pobres.

azukis

Pequeña, roja y muy dura, es la legumbre preferida por los macrobióticos por sus excelentes propiedades. Es muy energética, el azuki tiene menor contenido de grasa y aceite que las demás leguminosas, y es considerado un grano importante en Extremo Oriente. En ocasiones especiales se suelen cocinar junto con el arroz, aunque también se consumen frecuentemente solos o incluso en postres.

Es la más yang de todas las legumbres y casi la única con efecto alcalinizante. No hay que confundirlo con la soja roja, de origen chino, más pequeña, de peor calidad y que no tiene las propiedades medicinales y curativas que atesora el azuki. En tratamientos que precisan de un elevado aporte de energía yang, las azukis deben estar entre los alimentos de base.

Hoy en día, la azuki se cultivan en casi todo el mundo. Como la lenteja y otras legumbres, el azuki no precisa remojo, pero es que además, al ser un ingredinete específico dentro de la macrobiótica, esto haría que el azuki perdiera o se dispersara su energía, por lo que no se recomienda hacerlo si se quiere conservar sus propiedades medicinales. Se han constatado recuperaciones de personas con problemas de riñón comiendo arroz con azukis durante largos periodos de tiempo, masticando mucho: reducción de tumores, quistes, riñones cansados, etc., ya que tiene un efectos muy tonificante y yanguizante sobre el riñón, las vías urinarias y también el corazón, reduciendo las hinchazones. Es tamibén un buen diurético y desintoxicante de la sangre, además de secante.

azukis

Destaco en particular las propiedades terapéuticas de la alubia azuki, una alubia roja y pequeña, originaria de Oriente, pero que se cultiva en toda Europa. Es excelente para mejorar las funciones renales y para regular el periodo mentrual. Se usa terapéuticamente para tratar el lumbago, la cistitis, los problemas de próstata, la leucorrea, la ictericia, las diarreas, los edemas y los forúnculos y para promover la pérdida de peso.

Se han de cocinar por tanto sin el remojo previo y sin algas, solo con el doble de agua. Basta consumir pequeñas cantidades, como un par de cucharadas dos o tres veces a la semana, o todos los días si hace falta con algún problema específico.

 

0

Conferencia de René Levy

Esta es la transcripción de la conferencia que ofreció René Levy en la feria Bioterra del 2009 en Irun. René fue alumno directo de George Ohsawa  y fue fundador de Cuisine et Santé en Saint Gaudens, Francia.

Buenos días a todos. Es un gran placer para mí estar en esta sala con todos mis amigos que han venido a verme.

A veces tenemos dificultades para saber qué alimentos corresponden realmente a nuestra salud. Yo he tenido mucha suerte: hace 50 años conocí a un maestro japonés que veía la alimentación no como pura composición de alimentos, no como un aspecto dietético, sino que también se preocupaba por su aspecto energético y explicaba que el mundo se encontraba a merced de dos fuerzas, que son una especie de polaridad que hace que las cosas vayan siempre juntas: el hombre y la mujer, la izquierda y la derecha, el cielo y la tierra, el día y la noche, invierno y verano, lo concetrando y lo dilatado, y es este concepto lo que resulta difícil para los occidentales, porque nos centramos más en el aspecto inmediato y no indagamos en el mecanismo de la vida.

René Levy

Todos tenemos un corazón que se dilata y se contrae infinitamente, y esto es la manifestación infinita de la vida, el aspecto eterno de las cosas. Y si pudieramos trasladar ese mecanismo a los alimetos, si la utilizáramos en los momentos más críticos y más difíciles, sería maravilloso ver cómo podemos ser maestros de nuestra propia vida, de nuestra calidad de vida, de nuestra vida psicológica, fisiológica, y que podemos cambiar incluso nuestro destino. Esto es lo que me ocurrió a mí hace unos 50 años. Recuerdo que estaba muy dilatado, bebía mucho líquido y comía muy dulce, me encantaba comer mucho. Qué verguenza, ¿verdad? Y sin embargo pude cambiar mi vida y estoy muy agradecido, tanto que con 80 años todavía puedo controlar mi vida y la de muchos más en el centro donde a veces preparamos la comida para unas 100 personas. Estoy muy agradecido y por eso estoy aquí hoy, a petición de mis amigos del País Vasco. He venido unas 30 veces para dar conferencias en Pamplona, Tolosa, San Sebastián… en muchos lugares. Y me han entregado una txapela honorífica [aplausos].

Ahora estamos todos aquí con buena salud, pero hay lugares que no conocemos donde la gente sufre, vive con angustia. Y la macrobiótica, que es el arte de prologar la vida y de rejuvener nuestra sustancia, nuestro sentido, nuestras células, nuestra piel, etc.,  ha permitidio a mucha gente volver a vivir y descubrir que la salud es una exigencia nutricional. Estamos en una sociedad de consumo, la sociedad de la abundancia, y está mal visto privarse de todo lo que se nos ofrece. Jesús nos daba esto, el grano y la sal, [hay dos platos delante de él, en uno hay arroz integral y en el otro sal sin refinar]  y con el grano y la sal nos encontramos en el camino hacia la salud, y en el camino hacia la libertad; es la verdad de sí misma. No podemos hacer trampa: si somos desgraciados, si sufrimos, nos tomamos unos granos, un poco de sal y el organismo nos lo agradece. Es difícil hacer entender esto a mucha gente en nuestra época y la macrobiótica se presenta como esa posibilidad. Además, en torno a ese grano y a esa sal, podemos crear una gastronomía nueva, que sería el acontecimiento del 3er milenio. Por que se habla del 3er milenio que será espiritual o no será. La gente descubrirá una nueva vía para evitar la democratización de la enfermedad, la democratización del cáncer, de las enfermedades cardiovasculares, que están esperando a a cada individuo al final de su vida, ya que parece que nadie se pueda librar de algo así, porque ya nadie se muere de larga vida, todo el mundo se muere de alguna enfermedad.

Hemos progresado en la historia del hombre y sin embargo hemos avanzado para tener una conciencia excepcional de lo que es la verdad auténtica, la verdad real, y esto es todo un aprendizaje. No es fácil reeducarse, descondicionarse. Hace un momento me preguntaban: “¿Qué puedo hacer? Tengo que correr 110 kilómetros.” ¿No es algo excesivo? Pero hay personas que tienen una constitución que les permite hacerlo. Me he quedado mirando a esta persona y he visto que tenía el contorno del ojo blanco en lugar de tenerlo rojo. Me pareció que estaba algo pálido por lo que he temido que su alimentación era demasiado líquida, y lo líquido es yin, es pasivo, y hay que hacer que intervenga una materia sólida como es el grano, incluso en el deporte. Todo esto exige mayor perspicacia, mayor percepción de lo necesario. Conocí a una persona de Etiopía que ganó el maratón en 1964, y durante 42 kilómetros, con mucho calor, observé que no bebió ni una gota de agua. ¿Acaso la enfermedad no procede de un exceso de líquido? Me acaban de ofrecer agua y le he dicho a mi hijo Joan: una piel de tambor, para que suene, tiene que estar seca y si tengo que hablar necesito mi voz, que tiene que vibrar, y si bebo impido esa vibración. Mucha gente viene a nuestro centro y descubre que la bebida puede ser algo pernicioso y sin embargo los médicos recomiendan que se beba mucho porque beber se ha convertido en una obligación. Y es que cuando comemos carne, que es la parte más concentada de la creación si lo comparamos con los vegetales, que son frios y húmedos, en ese caso los médicos tienen razón incitándonos a beber al máximo. Si tomamos azúcar, que es un producto refinado muy peligroso, ya que sabemos que es cancerígeno a ciertas dósis, la gente al final muere por cáncer porque precisamente abusan de la proteína animal que tiene un gran poder de expansión en un medio muy dulce y que no es un medio resistente. Y he dicho a esta persona: mucho cuidado, no bebas mucho, y si bebes, tienes que tomar algo que tenga una pequeña concentración mineral. Pero si tomamos azúcar hay que beber; si tomamos fritos hay que beber; si tomamos productos concentrados como huevos, queso, charcutería, por supuesto hay que beber. Pero si solo tomamos el grano, como la gente que ya ha venido a nuestro centro para resolver sus problemas e intentar mantenerse en plena forma, en ese caso no es necesario beber, porque el grano se vuelve líquido en la boca, y hoy podemos distinguir 2 personas diferentes en el mundo: al igual que los animales, hay gente que mastica y que fluidifica el alimento y la gente que traga y que tienen que recurrir a todos los líquidos posibles e imaginables, tanto los internos como los que absorben por necesidad.

Con la masticación, que puede ser de 200 veces por bocado, realizamos una transformación de nuestro propio terreno, porque el alimento es nuestro material de construcción. Cuando empezamos a ver la alimentación como algo que se convierte en nuestra sangre, en nuestra piel, en nuestra carne, en nuestros tejidos, vemos que es lo mejor del hombre, es su poder sobre sí mismo; en la sociedad moderna nunca se recurre a ello, y hay circunstancias en la vida, como cuando se está enfermo, que hay que recurrir a ello y esto nos permitiría liberarnos de un exceso de medicación, un exceso de medicina, que se ha convertido en algo muy preocupante, ya que se considera que un 35% de los enfermos en los hospitales es debido a las consecuencias y efectos secundarios de la medicación.

He conocido a una familia españols que vino a nuestro centro por culpa de un hijo de 13 años que tenía un tumor en un riñón. En unas pruebas se descubrió este problema, el riñón izquierdo era mucho mayor que el derecho. Sus padres habían oído hablar de la macrobiótica y la habían practicado, y pensaron: antes de tener que quitar el riñón y quizá un transplante, que es un gran problema, vamos a probar con la alimentación macrobiótica. Insisto, es un niño de 13 años y hay que acompañarle porque si no se va a sentir muy solo. Y ocurrió algo extraordinario: la madre, el padre y sus 4 hermanos dicidieron seguir la dieta de la sal y el grano durante 40 días, y algo increíble y extraordinario pasó: el riñón recuperó su tamaño normal, el tumor se redujo y el niño ahora vive normalmente, mientras que el tumor sigue reduciéndose cada vez más hasta que haya desaparecido por completo. Y la pregunta es la siguiente: ¿cuál es ese fenómeno que ha permitido que esto ocurra, hasta el punto de que los médicos no impiden a ese niño que siga en este camino? ¿Qué es lo que ha actuado para conseguir esa transformación? El yin y el yang. De la misma manera en que el corazón se dilata (yin) y se contrae (yang), podemos del mismo modo concentrar y dilatar. Si al niño se le hubiese dado el arrzo con mucho líquido, no habría habido ningún resultado. Masticó el arroz porque sus padres masticaban. Cuando un niño viene enfermo es responsabilidad de sus padres porque demuestra que no lo han educado bien a nivel de alimentación. Le han enseñado al niño a abrir el frigorífico y a servirse solo.

René Levy

Nosotros no tenemos frigorífico. Si conocéis algún enfermo con esclerosis o con cáncer, decidle que hay que eliminar el frigorífico. Porque la muerte está dentro. Es difícil hacerlo, necesitamos una alternativa, y la macrobiótica contiene 300 recetas de base y desde hace 50 años yo sigo inventando platos gastronómicos hasta el punto que recibo a menudo a restauradores del País Vasco que vienen a inspirarse de esta cocina y que a menudo la utilizan para ellos mismos cuando se sienten algo cargados o cuando tienen algún problema de salud. Intento sistemáticamente que cuando conozco un enfermo en una familia los demás no lo vean como un extraño que va a tener que seguir un camino dificil cambiando su alimentación. No. En las tribus indias de América, cuandno uno está enfermo cambia su alimentación pero toda la familia también. Toda la tribu incluso. Y un día, si hay una epidemia de gripe, como la OMS poarece temerlo, todo el mundo tiene que alimentarse de forma anti-infecciona, anti-cancerígena, anti-esclerótica, anti-depresiva, anti-fatiga… porque la macrobiótica empieza por una pequeña explicación de ese orden universal, el yin y el yang, y explica a la vez que la salud noes lo que creemos. Es algo que todavía está por descubrir, es el nuevo continente.

Primera condición de la salud: nunca estar fatigado. Comemos cuando estamos cansados. Si uno está enfermo es porque está cansado, el cansancio de los órganos, de la sangre: son los venenos que absorvemos. Pero cuando estamos enfermos es mucho más, hay que encontrar el alimento más adecuado para nuestra constitución humana, y ya no se trata de bromear, ni de hacer trampa: el grano y la sal, un poco de verduras que crecen pegadas al suelo como zanahorias, cebollas, nabos, coles, calabaza, puerros, y con el fuego, sal, agua, tiempo y la presión, toda la acidificación se puede transformar. Esto es lo que quiero enseñaros.

Me encuentro un poco solo después de 50 años. Los discípulos de Ohsawa, a menudo sus mejores estudiantes, han desaparecido ya con la edad. Con los problemas de la vida han ido desapareciendo y me encuentro solo con este tesoro. ¿A quién se lo voy a entregar? A los enfermos, claro. A las madres que cocinan para sus hijos y a las personas que tienen mayores que cuidar. Mi mayor felicidad en la vida ha sido ver a mi padre, abandonado y deshauciado por la medicina, casi ciego y paralizado con parkinson, haberle podido alimentar y haberle permitido vivir muchos años más con buena salud. Todavía le estoy escuchando diciéndome: veo, veo! Puedo leer el periódico y pueod andar! Y mi madre igual. Hay que pensar en eso, porque por mucho que sepamos de dietética de higiene alimentaria, por muy ortodoxos que seamos con respecto a los alimentos biológicos, hay que ir más allá.

Hay 7 especies. El gusano en la tierra: come tierra y fertiliza la tierra. Es el intestino oscuro de la tierra. Luego está el pez en el agua. Bebe agua y se traga los microorganismos que están naciendo constantemente en el agua. Y es feliz. No hay nada más feliz que un pez en el agua, ¿verdad? El tercero es el cordero, la vaca, todos los animales hervívoros. El vegetariasnimo es un intento de evitar los productos animales, pero esto no es el equilibrio yin y yang. Yo conozco muchos vegetarianos que han venido a verme, como si yo fuese un curandero, a pedirme consejos de salud y me decían por ejemplo que se despertaban mucho por la noche para ir a mear. Y mucha de esta gente que se levanta por la noche a orinar en unos días se curan. El vegetariasnimos hay que hacerlo con el yin y el yang. Esto es vegetal (arroz) pero está concentrado, es yang. Y las lechugas y frutas son yin por lo que distienden la vejiga, acidifican la sangre y lleva a un envejecimiento precoz.

René Levy

Hay otra especie que son los carnívoros, los comedores de carne de hoy, y atención con la gastronomía moderna, que no es la gastronomía vasca de antaño. Cuidado! Nos hemos dejado penetrar por la idea de que la proteína es indispensable y que si no tenemos carne en abundancia la gente no se queda satisfecha. Es porque no tienen cereales. Yo empecé siendo carnívoro hace 50 años y he descubierto que comiendo esto [arroz] me siento satisfecho, no estoy fustrado, no necesito carne. La cuarta especie son por tanto el león, el tigre, el perro, el lobo. Esta alimentación acorta la vida e incluso podríamos considerar que la medicina moderna necesita desarrollar de forma increíble aparatos por culpa del “carnivarismo”. En francés cáncer y carne es el mismo término. La carne lleva automáticamente al cáncer, y me van a preguntar que por qué. En primer lugar, la carne es tratada con hormonas, o sea, adopta un poder de expansión que no tiene de por sí la carne. Los animales también son tratados con medicamentos y comen hierba a menudo tratado con pesticidas o que contienen productos como fertilizantes químicos, pero eso no es lo más grave. Lo más grave es querer añadir carne a la carne. En un momento dado el organismo ya tiene su propia carne, y al igual que el organismo tiene su constante salida, su constante hídrica, su constante térmica, que es nuestra temperatura, también tiene su volumen de carne.

Hace poco una señora me ha llamado diciéndome: quiero ir a su centro y quiero hacer ayuno. Y le dije: bueno, esta casa no es una casa de ayuno, es para aprender a alimentarse, para ir aprendiendo este arte culinario macrobiótico. Y me dijo: entonces, ¿dónde puedo ayunar? Pues váyase usted a Etiopía, le dije. Y me colgó el teléfono. La cuarta etapa de la alimentación por tanto es la carne, y se paga muy caro. ¿Hasta dónde vamos a llegar para darnos cuenta de que el exceso de proteína animal puede convertirse en la expansión final?, ¿hasta dónde hay que llegar? La macrobiótica no excluye la carne, podemos consumir productos animales. Aquí hay 10 régimenes alimentarios [enseña el libro Macrobiótica Zen, de George Ohsawa]. Es cierto que la gente dice que la macrobiótica es 100% cereal, sólo cereal; pues no, no es cierto. Eso es así únicamente para una persona que está muriéndose, alguien que está desarrollando un mal grave, entonces aplicamos más cereales y más masticación, y más masticación mayor conciencia y la persona se cura a través de su conciencia. Yo apelo a mi conciencia. La persona se cura a través de su conciencia. Respiración consciente. Alimentación que acentúa el estado de conciencia, puesto que está presente, hay una acción voluntaria. […]

Esta gastronomía no es únicamente vegetariana, se basa en el equilibrio del yin y yang; no podemos decir a los esquimales: comer solo ensalalda! Viven en un medio muy frío y necesitan grasa para protegerse y también necesitan carne para tener una concentración mineral que les permita pasar los momentos más difíciles del invierno. Haya que saber además que no suelen vivir más de 40-45 años de media. Por lo tanto, 4ª etapa de la alimentación, la carne, que está hecho para los animales que tienen un intestino más corto y por lo tanto viven menos tiempo. Por eso las personas que comen carne impiden su longevidad natural.

He venido aquí para abordar el tema de los alimentos que rejuvenecen y que prolongan la vida. Por lo tanto es mi obligación señalar todo esto y decir que con esto que tengo aquí estamos en el aspecto bíblico, es decir, después del diluvio Dios dijo: el hombre se ha portado mal y vivirá 120 años, mientras que Matusalen vivió 900 años. Pero quizá a Matusalen le pareció demasiado, ¿no? ¿Quién quiere vivir 900 años? Nadie, ¿pero 100 años? Yo quiero vivir si aún me queda algo que dar, algo que ofrecer. Porque la vida es un regalo y hay que transmitirlo.

Pasamos a la quinta etapa de la alimentación: la fruta, el mono, yo, el egocentrismo. Nos encontramos en una sociedad, creo que un poco menos en el País Vasco, en el que el egocentrismo es muy fuerte; el individualismo se ha vuelto algo muy potente y ésta viene a través de este tipo de alimentación y necesitamos buscar una alimentación verdadera. Admiro mucho la amistad sincera, la fraternidad que existe en vuestra mentalidad, y este espíritu de familia tan extraordinario que me encanta, pero está claro que el egocentrismo es muy fuerte.

La sexta etapa es el grano. En el génesis, Dios dice: a los animales les doy la hierba de los campos, a los pájaros les doy lo que está en el cielo, y a tí, el hobre, te doy las plantas que llevan grano. Está escrito, pero no lo vivimos así salvo en algunas regiones concretar, como por ejemplo en Ecuadro, donde existe un valle a 1.500 m. de altitud; ahí viven personas con un modo de vida muy pobre, comen un poco de maíz, alguos hierbajos, hierbas silvestres y viven durante mucho tiempo. Todavía se casan cuando tienen 100 años. Y algunas veces alcanzas los 140 años, pero son tan pobres que cuando reciben a un invitado meten un hueso en el caldo de sopa. Y esa es su riqueza. Y ese hueso se lo van trasmitiendo de padre a hijo. Vosotros no tenéis un hueso así en casa, ¿verdad? La próxima lo tenéis que traer, quiero verlo!

René Levy

Por lo tanto la sexta etapa de la alimentación es el grano, que nos prepara para una vida maravillosa, que es la séptima etapa, una vida que contiene algo maravilloso: el agradecimiento, la felicidad infinita y la solución continua a los problemas que se presentan, puesto que cada problema puede ser un exceso de yang o de yin. Conseguiremos ajustar nuestro ser para cuando nos enfrentemos a un problema yin ser más yang, y viceversa. Yo por ejemplo, hace 25 días me corté. Fue un corte profundo y alguien me dijo que había que dar puntos de sutura; la sangre corría a chorros y no me hacía ninguna gracia ver la sangre salir, porque he conocido periodos en los que he hecho una alimentación algo más concentrada, un poco más seca y al cortarme la sangre no salía o salía muy poquito. En esta ocasión conseguía tocar el hueso y en ese momento cogí la sal, 5 cucharadas soperas de sal con sésamo y para dentro. Y no bebí nada durante 25 días, salvo por la boda de uno de mis hijos. Y la herida se cerró sola. Si al contrario, hubiera querido que me cortaran el dedo gordo, habría bebido, habría comida y se habría infectado, y me habrían dicho: tiene mala pinta. Por tanto, séptima etapa de la alimentación: la sensación que tiene uno de la vida. Yo estoy lleno de agradecimiento. Y a mis 82 años prometo seguir vivito y coleando unos cuantos años más para ayudar al prójimo, para conducirle al camino recto y que después se las arregle, porque en realidad hay libros, podéis aprender de ellos, cada uno puede desarrollarse, tenéis nuestro centro en Saint Guadens. Y nos damos cuenta de que en el País Vasco hay personas excepcionales. […]

Las cosas más importantes de nuestras vidas son aquellos momentos en los que hemos puesto a prueba nuestra voluntad, nuestra perseverancia, nuestro amor po rlo que es fundamental. Eso no se olvida.

La séptima etapa de la alimentación es el que llega desde el cereal y por supuesto podemos acompañarlo con una gastronomía deliciosa y francamente os digo, a nivel de la calidad de sabores, a nivel de platos de innovación, la innovación que supone estar cada día en la cocina es extraordinario. Llegué a descubrir la macrobiótica gracias a un maestro japonés llamado Ohsawa. Pasé 10 años con él para conseguir comprender una verdad muy sencilla pero que en la práctica tiene que ser muy precisa. Tenemos que ser precisos y tener una buena apreciación de la constitución de cada persona que se dirije a ti. Pero os puedo decir que ahora hay japoneses que vienen a nuestra casa y que antes tenían una tradición macrobiótica fantástica y vienen a nuestro centro para aprender, descubrir y desarrollarse sobre todo en el aspecto teórico, puesto que la práctica sin la teoría es peligrosa, y la teoría también hay que desarrollarla al tiempo que la práctica.

No he hablado de las 7 condiciones de la salud, os he hablado de las 7 etapas de la alimentación: las 7 condiciones de la salud es algo que cada uno tiene que descubrir.

1. Nunca estar cansado, eso es fácil, se consigue, curar una enfermedad con la macrobiótica no es un gran problema (5 puntos de 100).

2. El apetito, el verdadero apetito. En todos los hábitos de la vida, el del hombre por la mujer, de la mujer por el hombre, es algo fantástico, es yin y yang, es la unidad, es la unión del yin y yang, el origen (5 puntos de 100).

3. El sueño, tener un sueño fantástico. Cierras los ojos y caes rendido. Duermes 4 horas, 5, despiertas y ya está. Antes yo dormía 8, 9, 10 e incluso 12 horas los domingos, pero comiendo estos alimentos, me di cuenta de que me bastaba con dormir 5 o 6 horas y me despertaba bien, cambió por completo mi temperamento.

Estos 15 primeros puntos son fáciles de obtener con 10 días de cereales si masticáis bien, si tomáis 200 gr. de cereales cocidos con 2 volúmenes de agua durante 1 hora y los masticáis bien con sal marina y tomando un poco de miso por ejemplo… bueno, eso habría que hablar más, pero lo conseguís facilmente.

4. La memoria. Si perdéis la memoria y no realizáis una alimentación macrobiótica, es que queréis tener alzheimer o amnesia. He recibido personas que venían del País Vasco que venían así, y gracias a la macrobiótica empezaban a reconocer a la gente, empezaban a sonreir, empezaban a recorrerle las lágrimas por su rostro y todos estaban muy agradecidos. La memoria se lleva 10 puntos y ahí hay que ser más perseverantes.

5. Buen humor. Si siempre estamos contentos ya sois macrobióticos. Si uno está siempre enfadado, descontento, si vive con miedo, con angustia, eso significa que conocéis la alimentación que realmente necesitáis y os habéis deteriorado

6. La rapidez. Si no estáis contentos hay que cambiar esa condición rapidamente. No es una religión, es una experiencia práctica. Es la observación del estado de cada uno en lo referente a la salud.

En macrobiótica se orina unas 2-3 veces al día. Si orináis más a menudo significa que tenéis demasiada acidez o quetomáis demasiados líquidos o que tenéis tensión líquida en el cuerpo. Hace falta que las heces sean impresionantes, que tengan un color bonito, como un cuadro de Van Gogh, y no tienen que oler mal. Tienen que ser ligeras también, tienen que flotar. Por eso hay que tener cuidado y fijarnos antes de tirar de la cadena (risas). En serio, es algo importante lo que os digo. El diagnóstico es todo esto, el tiempo de vuestro sueño, el buen humor, la memoria, etc.  Y por supuesto valerse por sí mismo. Yo nunca he acabado en cama por una enfermedad desde hace 55 años. La madre de Napoleón decía: esperemos que dure. Yo lo hago durar.

7. La justicia. Hacer las cosas porque son verdaderas, porque corresponden a la verdadera dimensión de nuestro ser, de forma que no nos volvamos idiotas en este mundo, que no acabemos en una locura colectiva.

Y por eso consideramos que existen 3 curaciones: la curación sintomática, hacer desaparecer el mal de cualquier manera. Esto no es macrobiótica, es alopática, homeopática, fitopática… son las medicinas suaves. La alimentación es rezar. La segunda curación es la educación, necesitamos reeducarnos y la tercera cura es el alma, estar contento de la vida, estar agradecido al mundo, al universo, a la creación y al creador. Eso es lo que os deseso, lo que quiero que consigáis y estoy aquí para ayudaros.

Gracias por vuestra atención.

0

El regreso del hombre de sal. Introducción

Este texto ha sido extraído del libro El regreso del hombre de sal, el verdadero alcance del arte de nutrirse, del Dr. Martín Macedo. [1]

Durante miles de años, los hombres de sal gobernaron el mundo. Con el advenimiento de la civilización moderna los hombres de sal comenzaron a disminuir hasta casi desaparecer en la actualidad. En su lugar surgió el hombre civilizado, altamente refinado y educado: el hombre de azúcar o sweet man.

Los sweet men crearon un nuevo orden mundial. Crearon una magnífica civilización altamente refinada y analítica. Actualmente los sweet men controlan el mundo. Los encontramos gobernando naciones, liderando las grandes religiones, como rectores de reconocidas universidades y encabezando la medicina y el mundo científico.

El regreso del hombre de sal

Casi no quedan hombres de sal. Tal vez hay algunos en remotas tribus africanas o en diminutas aldeas perdidas en las grandes montañas. pertenecen a otro tiempo. Si por casualidad encontramos uno de estos magníficos hombres o mujeres, su sola presencia nos inspira un poderoso respeto. Son admirables. Son seres majestuosos de una solidez absoluta. No les interesa destacarse ni llamar la atención. Son conscientes de su valor y grandea y saben que, tarde o temprano, grandes masas humanas acudirán a ellos en busca de orientación. Saben esperar. No tienen apuro porque son eternos. Poseen un poder silencioso como el agua oceánica. No creen en la competencia. Para ellos competir es absurdo, porque son invencibles. Pero se esfuerzan en estar a la altura de su grandeza. No se corrompen ni renuncian a sus principios. Se ocupan de preservar la vida. Saben que la mayor ganancia es la vida en su máxima dimensión.

Hasta hace unos 500 años había muchos hombres de sal. Eran grandes hombres y mujeres. Tenían un profundo sentido del honor y tenían palabra. Cuando un hombre de sal hacía una promesa, prefería morir antes que falta a su palabra.

El hombre antiguo y el hombre moderno: el hombre de sal y el sweet man. Los tiempos han cambiado. Los sweet men tienen muchos problemas. El mundo es ahora mucho más complicado. El hombre de sal es ahora, más necesario que nunca.

El regreso del hombre de sal

Ahora es la era dorada de los sweet men. Son muy refinados y educados, pero en general adolecen de una cierta fragilidad física. Tienden al sobrepeso y son muy temerosos. En general se los ve cansados porque se esfuerzan mucho. No descansan bien durante las noche, ya que con frecuencia tienen pesadillas. Le temen al frío, al stress, a los gérmenes y al cáncer. Tanto es su temor a los microbios que entre ellos surgión un tipo particular llamado hombre farmacia. Como los sistemas inmunes de los sweet man son tan frágiles, los microorganismos están en su mejor época. Por otra parte la sangre azucarada crea condiciones óptimas para su proliferación. Por ello el hombre farmacia trabaja intensamente en una guerra eterna contra los microbios. El sweet men lucha angustiosamente contra otras amenazas. Por eso no es feliz. Cree firmemente que la vida es una guerra sin fin. Por ello no tiene paz. Lucha contra el cáncer, contra el sida, contra la pobreza, contra la inflacion, contra la violencia, contra las drogas. A pesar de extenuantes esfuerzos sus victorias son efímeras y los resultados desalentadores. Los sweet men no dan más. Están agotados de tanto trabajar por problemas que ellos mismos han creado.

Mientras tanto los hombres de sal esperan impasibles, en las lejanas montañas el momento de entrar en acción. Saben que no deben imponerse, sino esperar a que los sweet men acudan a ellos en busca de consejo. Últimamente algunas decenas de personas acudieron a ellos en busca de orientación. Ellos tienen las claves para la convivencia saludable de los seres humanos. Como llevan en su sangre la fuerza sagrada de los mares poseen la sabiduría de todas las eras. El mismo mar que golpea los acantilados lo hizo hace 100 millones de años. El mismo fluido ha permanecido inalterado. Y los hombres de sal llevan esa fuerza de los mares en su sangre, porque su sangre es un poco salada. El sweet men le teme a la sal. Cree que si la toma morirá casi instantáneamente. Se conforma con unos cristales blancos de aspecto parecido a la sal, pero de un sabor extremadamente dulce. Y se ha vuelto adicto a tal punto que endulza su primera comida, apenas despierta cada mañana. Su insuficiencia nutricional lo lleva a buscar desesperadamente fuentes ricas en proteínas o bien toma suplementos vitamínicos artificiales. Surge así el hombre hamburguer y el hombre suplemento que lleva siempre en su bolsillo píldoras de vistosos colores.

El regreso del hombre de sal

Esta forma artificial de nutrirse lo vuelve inestable emocionalmente lo que frecuentemente determina que el sweet man deba tomar tranquilizantes para poder sobrevivir.

Mientras tanto el agua oceánica sigue golpenado los acantilados, sin prisa, sin angustia, conciente de su grandeza y de su misión de preservar la vida en su más alta expresión.

El hombre de sal continúa trabajando confiadamente feliz sabiendo que pronto tendrá grandes responsabilidades cuando tenga que bajar de las montañas y acudir en ayuda del sweet man. Algunas personas llaman macrobióticos a los hombres de sal. Este libro trata sobre la macrobiótica, una forma de vivir que busca rescatar las prácticas ancestrales de los hombres de sal. Tal vez algunos sweet men deseen convertirse en hombres de sal. Es bastante difícil pero es posible. Este libro le dirá cómo hacerlo.

El regreso del hombre de sal[1] Martín Macedo nación en Montevideo en 1964. A los 16 años se vincula con la Asociación Macrobiótica del Uruguay, que en 1981 estaba pasando por su mejor momento histórico. Muchas personas lograron curaciones impactantes y otros practicantes saludables habían logrado altos niveles de bienestar que impactaron profundamente en sus espíritus. Fue un verdadero “boom” macrobiótico. Pero los detractores no faltaron. Muchas personas sentían un profundo rechazo por esta tendencia filosfófica teñida de elementos de la cultura japonesa. Sobre todo los sectores más conservadores de aquel momento. Martín, uno de los más jóvenes miembros tuvo que sufrir la incomprensión de sus familiares y amigos que veían a la macrobiótica como algo “raro”. Sin embargo, estas adversidades fotalecieron su determinación. Decidió ser médico para demostrar que esta ciencia de la nutrición era una verdadera maravilla. Durante sus años de formación universitaria tuvo que ocultar su espíritu macrobiótico y aceptar dócilmente los criterios del establishment médico. No fue fácil, pero con paciencia y voluntad logró acceder a la graduación en 1999.

2

Sopa-crema de cebolla

Las sopas son el mejor entrante para una comida macrobiótica. Las posibilidades son numerosas, tantas como ingredientes hay. Pero esta sopa en particular es una de mis preferidas: la cocino cuando tengo algo más de tiempo o estoy más relajada, no porque requiera mucho tiempo de cocción o mucha elaboración, pero a las sopas del día a día no tengo por costumbre echarle nada más que la verdura escogida, y sin embargo ésta lleva kuzu y tamari, ingredientes que la elevan a mayor categoría. Es por eso que lo cocino con más mimo.

Sopa-crema de cebolla y tamari

Ingredientes:

  • Aceite de oliva virgen extra
  • 2 cebollas cortadas en medios gajos finos
  • Sal marina
  • 1 litro de agua
  • 1/2 tira de alga kombu, previamente remojada 30 minutos
  • 2 cs de kuzu
  • 2 cs de tamari
  • Jugo de jengibre

Preparación:

Remojaremos la 1/2 tira de alga kombu en agua durante 30 minutos. De mientras, saltearemos la cebolla ya cortada en un poco de aceite de oliva virgen extra con la sal que le corresponde, durante 10 miutos o hasta que se haya evaporado toda su acidez (generalmente hastas que se haya pochado) y se le agregará el alga kombu junto con el agua. Dejaremos que hierva unos 20 minutos.

En otra traza llena de agua (unos 200 cl.) se diluirá las 2 cucharadas de kuzu. Terminada la cocción de las cebollas, retiraremos el alga, añadiendo entonces el kuzu disuelto, sin dejar de remover hasta que recupere el hervor y cueza 3 minutos más. Al momento de servir, condimentaremos con las 2 cucharadas de tamari y unas gotas de jugo de jengibre (opcional). También podremos agregar el alga kombu picada para agregárselo a la sopa.

¡Y a disfrutar!

Masanobu Fukuoka fue un precursor e iniciador de la Permacultura, un conjunto de técnicas de agricultura sostenible, holística y regenerativa que comenzaron a desarrollarse en los 70 como respuestsa al explosivo crecimiento de la agricultura industrial tras la 2ª Guerra Mundial, causante de graves trastorno ecológicos y humanistarios en todo el mundo.

©Autor: Toni Marín
©Extraído del texto original “Entrevista a Masanobu Fukuoka”

Masanobu Fukuoka nació hace más de 95 años y vivía en una isla del sur de Japón llamada Shikoku, donde poseía una granja con dos características realmente notables:

  1. Es más productiva, por metro cuadrado, que todas las plantaciones agroindustriales del mundo, incluidas las que emplean las más modernas tecnologías.
  2. No emplea ningún tipo de maquinaria, ni pesticidas, ni abonos químicos. Tampoco ara la tierra.

Masanobu Fukuoka

Lo consiguió empleando técnicas pioneras de diseño de permacultura, siendo la más célebre de ellas la de sus “Nendo Dango”, bolas de arcilla con semillas en su interior que esparce por doquier. Fukuoka ha participado en numerosos proyectos de permacultura muy exitosos a lo largo de todo el mundo, por los que ha adquirido la fama de ser capaz de hacer reverdecer eriales y desiertos. Entiende su actividad como un trabajo tanto de sanación de la Tierra como de cultivo del alma. Otra característica de gran interés es la alta capacidad de autorregulación de sus campos, que se mantienen con una interferencia mínima sobre los animales y plantas que en ellos habitan, minimizándose así también el trabajo necesario. Su propia granja en Shikoku se divide en cuatro zonas circundantes: La zona 1, que rodea la casa de su familia, es un jardín clásico japonés con multitud de cultivos rotatorios de verduras y hortalizas, y gallinas que se mueven libremente. La zona 2 son unos extensos y riquísimos campos de cereales. La zona 3 es el área de árboles frutales y la zona 4 es pura naturaleza salvaje.

Su filosofía de la vida. ¿Le ha hecho feliz?

Si no hubiera hecho caso a mi filosofía hace años que estaría muerto. Solo hay una cosa que existe: que todo es uno. También descubrí que no hay nada que exista en este mundo, esta es la idea que he seguido. He intentado entrar cada vez más en los detalles de lo más profundo de la NADA. La única gran idea que tuve a los 25 años es que todo es lo mismo. En general su pensamiento está con la NADA, MU, HACER NADA. De acuerdo con este pensamiento, incluso la educación es inútil. El conocimiento en sí mismo es algo que separa las cosas: “si utilizas este pensamiento para separar el rojo del negro, has aprendido a separar el rojo del negro, pero nada sobre el rojo o el negro”.

¿Como se explica que una persona de sus años tenga esta vitalidad? 

Todo el secreto es que no me preocupo en absoluto por mi salud. Quizás sea el hecho que hace 60 años decidí hacerme estúpido y hacer estupideces.

Masanobu Fukuoka

¿Cree que su filosofía trasciende? 

(Sonríe, ríe) Demasiado simbólico, no siento que sea así, soy un hombre muy sencillo, muy normal. Mi gran hallazgo ha sido descubrir que soy estúpido. Por esto no me siento ofendido cuando alguien dice algo raro de mí, pero tampoco me siento maravilloso cuando me halagan. Pienso que no tengo talento para hacer una organización. Por otro lado nunca he visto una organización funcionando bien, necesitan dinero e infraestructuras para funcionar. Para reverdecer sólo es necesario semillas y arcilla.

¿Qué le ha parecido el paisaje mediterráneo, desde Grecia, Italia y España (Mallorca)? 

Incluso comparado con los paisajes africanos estos paisajes son desiertos rocosos, que serán muy difíciles de reverdecer. A las verduras parece que les falta el sabor delicado, creo que este sabor delicado que les falta es como si la naturaleza fuera muy simple y los nutrientes también son muy simples. Parece que esto le pasa a toda la naturaleza. A la naturaleza le falta vitalidad, y esta falta de vitalidad se transmite a la comida y a través de la comida a las personas. No veo variedades en los campos.

¿Qué le parece este paisaje de lleno de oliveras? 

Me parece que es el árbol que más puede aguantar en este clima. Un árbol ideal para el desierto. Esto es un desierto. Puedes pensar que esto (lo que vemos desde aquí) es la naturaleza. aquí en unos 10 mts. solo hay cinco tipos de frutales diferentes. Con 30 tipos de frutales y que cada uno de ellos tenga 5 a 6 variedades podríamos tener 150 tipos de fruta. Hace 2.000 años se talaron árboles para hacer barcos. Comenzó la erosión y el avance del desierto. Vino el desierto en España. La moderna agricultura y la erosión es la causa de que este proceso continúe. Ha desaparecido la cultura y uso del bosque. El hambre del mundo, la violencia social y étnica. Estas cosas ocurren porque se ha acelerado la destrucción de la naturaleza, si se pierde un 3% más de la naturaleza, el mundo se destruirá. Ha abierto el libro (tiene en las manos un libro de casas de Mallorca o del mediterráneo, recoge hasta talayots), señala que esto es lo que el mundo puede llegar a ser. Sacrificar la naturaleza para el desarrollo de la civilización. La civilización y la cultura van en declive y terminaremos en este desierto de piedra y tierra. Este sitio debió ser un bosque con árboles de 100 mts. ahora solo nos queda el agua contenida en las piedras y esta es nuestra última oportunidad.

¿Como solucionar el hambre? 

El error básico es cuando el ser humano piensa que es él que produce la comida. Por eso utiliza productos químicos. Las cosas que se hacen para controlar el agua, presas, diques, son un error. Parar el flujo del río, ensucia el agua. El agua al fluir con las piedras es mucho mejor, el agua se purifica. El ser humano piensa que el problema se soluciona haciendo presas, pero no hace nada para solucionar la falta de agua, el agua la producen la cantidad de hojas que hay en el suelo. Este sitio está desierto no por falta de agua, sino por falta de vegetación. En España, en Egipto o Libia, sacan el agua del fondo de la tierra y empeoran el problema, intentando subir el agua del fondo de la tierra. Destruyendo líquenes y hojas empeoramos la posibilidad del obtener agua. Sacamos el agua del mar para producir riqueza. Con este método creen que están controlando el agua. El trabajo que ese proceso incluye realmente destruye la naturaleza. El hombre quema madera, carbón, uranio, el hombre cree que está creando más y más energía, pero está haciendo lo contrario. La energía no sirve para nada.

Masanobu Fukuoka

¿Qué piensa de las semillas hibridas? 

No. No utilizo híbridos, lo he intentado explicar durante 40 años. Los japoneses no lo entienden porque sólo entienden una parte del problema, no el todo. Cuando hablo del todo se convierte en grande. Cuando hablo de algo concreto se vuelve pequeño. He estado 60 años buscando una buena solución, un buen método: no lo he encontrado. Me he vuelto un poco pesimista, ahora intento explicar mis pensamientos con poemas. Si siembras semillas y le añades fertilizante desde un punto de vista puede estar bien. Visto desde todas las partes poner fertilizante puede ser un error. Se puede decir que hoy en día, para los que creen en la ciencia, ésta se ha convertido en una religión. Hace 60 años llegé al concepto del no hacer. La única palabra en mi cabeza ha sido MU. Todas las cosas que tienen valor realmente no existen. El conocimiento humano no tiene ningún valor, no tiene valor la separación de los colores, de algo que existe, que no existe.

¿Cómo imagina un libro para niños? 

La única esperanza de esta situación son los niños y quizás sean los únicos supervivientes. El problema está en los profesores, pues ellos pueden crear malentendidos a los niños. En una charla con estudiantes en la Universidad de Kioto, una charla de dos horas, se convirtieron en una de 8 h. El tema principal de la conversación fue que creemos que el profesor de escuela media es menos que uno de universidad. Esto es una equivocación y me llevó 20 h. explicar esto y el por qué los seres humanos son más estúpidos que los perros. El ser humano cree que tiene la habilidad de saber conocer, eso no es cierto. El ser humano tiene dos ojos, los perros dos ojos, nosotros tendemos a pensar que vemos las mismas cosas. Los perros y los gatos ven una cosa a través de los ojos, y no hacen discriminación entre si es buena o mala, hombre-mujer. Los gatos no ven, es propio de los humanos. El ser humano cree que ha conseguido atrapar el color azul. El ser humano mira la montaña, el valle y ve cada uno de una forma separada. Piensa que conoce a cada uno por separado. Los gatos y perros ven estos elementos, pero no separados. El Ser humano ha dividido la naturaleza en 4 partes, los perros las ven como una unidad. El ser humano cree que conoce la naturaleza, lo único que han hecho es dividirla. El hombre ha cortado la naturaleza en 4 partes, piensa que realmente la conoce, pero no es verdad. Los perros y los gatos conocen la naturaleza verdadera, los hombres la dividen en partes. Es como si tienes un vaso y lo rompes en 4 trozos. El ser humano coge un trozo y piensan que es la totalidad y además piensas que son más inteligentes que los perros y gatos que ven la totalidad. Cree que conoce un punto, la línea, en realidad no conoce ni el punto ni la línea. Hay unas palabras de Sócrates: solo sé que no sé nada. Los seres humanos ni siquiera se conocen así mismos, lo único que sabemos es que el ser humano es distinto a los perros y a los gatos, y tienden a pensar que lo conocen todo.

Masanobu Fukuoka

¿Cuál cree que es la razón de que sólo estudiemos lo puntual?

El problema se resuelve mirando el todo. La razón del problema es que utilizamos un conocimiento científico y este es el problema. ¿Cómo podemos dejar de ver las cosas desde un punto de vista científico? Cuando el hombre se aleja de la naturaleza no puede sentir el corazón de la naturaleza. Cuando pensamos en recobrar la naturaleza de forma científica eso es imposible. La razón por la que hemos destruido la naturaleza es porque lo que hacemos por la naturaleza lo hacemos en nuestro propio beneficio.

¿Qué piensa de los científicos?

Solo piensan en hacer dinero. Los científicos del instituto Fukuba están investigando con la antimateria y estudios sobre superconductores. En la piscina aceleran las partículas y observan como se comportan. ¿Dónde nos llevarán estos experimentos? ¿Porqué buscamos cosas que ya sabemos que existen? ¿Porqué buscamos cosas que ya sabemos que no existen? ¿Estos estudios pueden tener algún valor? No se puede llamar progreso a lo que no sabemos como puede acabar. Podría llegar a resultados que una fuerza superior a la bomba atómica. Si somos capaces de acabar con estos experimentos habría dinero para salvar África dos o tres veces. La investigación de la antimateria se puede convertir en la cosa más peligrosa que jamás haya existido. Es tan peligroso porque es solo antinatural. Hoy en día se pueden crear ratas más grandes que gatos. Os imagináis un ratón persiguiendo a un gato. ¿Es precioso o monstruoso? Ese momento se está acercando. La montaña en el río y las hierbas en el árbol están destrozadas Aquí no existe Dios ni Buda. Los humanos están partiendo la naturaleza en trocitos.

¿Cuando tiempo le queda al ser humano si este no reacciona? 

En Japón la TV ha recurrido a científicos de todo el mundo para discutir el tema y lo que han dicho es que quedan 10 años de vida. Yo le doy unos 25-30 años de vida. Las cosas han llegado a un límite. En todas las cuestiones sobre la naturaleza estamos en un punto crítico. Yo pienso que si perdemos un 3% de vegetación la humanidad estará en peligro. Si perdemos ese 3% perderemos la alegría de la vida.

¿Porque perderemos la alegría de la vida?

En Japón cuando florece el cerezo la gente va al campo alegre, a ver la flor del cerezo, se sienta bajo los árboles y hacen fiesta. Son felices. Bebiendo sake y mirando las flores. Cuando florecen las plantas producen una oxigenación y esto produce aire puro. Si hay mucho aire puro nos ponemos contentos y bebemos sake. Si perdemos el 3% de la naturaleza es igual a perder aire puro y perderemos el sentimiento de bailar y beber sake y la gente se enfriará. Yo creo que la mejor manera de recuperar la alegría es tirar bolitas de arcilla. Estoy diciendo que tiréis los libros y que dejéis de pensar. Puedes anotar lo que quieras para esta entrevista pero en el último párrafo hay que poner “Esta entrevista no vale para nada”. Tenemos que sembrar bolitas de arcilla con rapidez porque no hay tiempo. Depende de vosotros, para que esto sea un punto de partida para la reforestación de todo el planeta o se quede solo en poner verde esta isla. No dejéis que esta isla se convierta en el último paraíso. Aquí hay que hacer un paraíso para demostrar al resto del mundo con una reforestación de verdad.

¿El “nendo dango”, es un experimento? 

No puedo decir que sea un invento, es una imitación de la naturaleza. Cuando tiramos “nendo dango”, sembramos como Dios. Cuando hacemos “nendo dango” hay que sentir que somos Dios. Cuando se hacen los nendo dango estamos metiendo alma en la bolita de arcilla. ¿Que tipo de semillas debemos sembrar y cuales no? Ya no se trata de introducir o no introducir especies no autóctonas, se trata de “supervivencia”. Tengo un plan para hacer una olimpiada verde, una campaña de repoblación forestal por el Mediterráneo. España, sobre todo padece un problema grave de desertización.

¿Como podemos llegar a la conciencia de la gente ante el problema que la naturaleza se muere?

Vosotros tenéis que inventaros las palabras, yo soy incapaz de transmitir este pensamiento en pocas palabras. Aquí la tierra tiene poca agua, por lo que hay que bailar y tocar el tambor para atraer el agua.

Masanobu Fukuoka

¿Cual és su último proyecto? ¿Qué es lo que está haciendo últimamente? 

En Grecia, con un grupo, estamos llevando a cabo un proyecto de reverdecer una extensa zona de 10.000 hectáreas desérticas con la ayuda de 500 voluntarios y esparciendo por doquier bolitas de arcilla. Se utilizaron 70 toneladas de arcilla y 12 toneladas de semillas, 5 toneladas de algodón y 3 toneladas de papel de periódicos. Todo el mundo ha colaborado, por esto no es necesario dinero, no organización. Yo les decía a los jóvenes: tenéis que sembrar las bolitas con alma para que crezcan mejor. Cuando sembráis “nendo dango” sois como Dios.

———————————————————————————

Video sobre Masanobu Fukuoka, precursor e iniciador de la Permacultura

0

El uso de la sal marina en Macrobiótica

El autor del siguiente texto es George Ohsawa, fundador de la Macrobiótica.

“El mar que nos circunda acepta todas las cosas, acogiendo los restos de los ríos, transformándolos a su semejanza, límpida, bella y pura. La inmensidad del mar acoge todas las cosas peligrosas, tales como los multiplicantes parásitos, los innumerables microbios y virus considerados los estigmas del enemigo del hombre, el pus con olor asqueroso, la sangre envenenada, los residuos radioactivos letales, el excremento de millones de ciudades y billones de hombres. Transforma todos los detritos en relucientes cristales esmeraldinos.

Limpiando todo con lo que entra en contacto, renovando todo lo que alcanza, el mar da vida a toda la flora y fauna, como madre de toda la vida terrestre animal y vegetal. El hombre tiene su origen en el mar que lo rodea. Y ¿cuál es el secreto de este poder del mar, de limpiar, renovar y crear? Es la sal marina.

Sal marina

Sin la sal, el mar, con toda su inmensidad, no sería más que una cloaca enorme, un vivero de gérmenes y microbios. La sal del mar transforma todo el inaccesible microcosmos en un espectacular vivero de plantas y cosas vivas de belleza sin par. El mar modifica todo permaneciendo siempre igual. La sal es el secreto de su milagro. La sal es lo mágico. Y la sal es Yang.

El origen marítimo del hombre le imprimió una marca para toda la eternidad, que es la sal de su sangre. Sin sal en las venas, el hombre igual que es pez fuera del agua, se fatiga y muere. La corriente sanguínea salada es una réplica en miniatura y un recuerdo de su origen acuático. Tal como la sal del mar, la sal de la sangre limpia, renueva y transforma todos los peligros en donaciones necesarias de vida, nutriendo nuestras células, alimentándolas con oxígeno. Si la sangre pierde su salinidad, la consecuencia es la enfermedad que lleva a la muerte.

sal marinaSi el hombre carece de sal, el mal y el infortunio se multiplican. Si el mundo en que vivimos está impregnado de mal, miseria, crimen y conflictos es porque los seguidores de Cristo abandonaron su mandamiento: “debéis ser como la sal de la tierra”. En vez de esto se saciaron con la esencia extraída del fruto prohibido.

El hombre creó la civilización después del descubrimiento del fuego y de la sal. La sal ha sido considerada como la cosa más preciosa para nuestra vida diaria, desde los principios de la historia. Los primeros caminos y huellas a través de inmensas extensiones terrestres fueron hechos por los animales que buscaban y encontraban la fuente salina necesaria para su supervivencia. Hombres que resistieron a la tentación del oro vendieron sus mujeres e hijos como esclavos, a cambio de sal. La sal es el patrón internacional de salud, por encima y más allá del oro. Aún actualmente, exploradores que se aventuran por territorios prohibidos, cargaban sal para ofrecerla a los pueblos desconocidos y poco amistosos. La palabra “salario” significa: paga en sal.

La función más importante y fundamental del cuerpo humano resulta de un equilibrio entre el sodio y el potasio en la sangre, especialmente el cerebro –las siete pulgadas entre la raíz de la nariz y el occipital- nuestra más valiosa posesión.

Hace más de treinta años en la Sorbona de París, el profesor Quinton presentó la teoría de que todos los seres biológicos terrestres provienen del mar. Su trabajo fue el resultado de toda una vida de estudios. Su fascinante libro “L´eau de mer”, o agua de mar, fue leído y aceptado por escuelas científicas de todo el mundo. Su laboratorio en París y su clínica en el Atlántico, son famosos. El creó la palabra “talasoterapia”, que significa el uso de sal en la terapia, y su plasma pasó a ser un elemento indispensable en la medicina occidental.

Para sorpresa mía, no obstante, como visitante que soy del Extremo Oriente, el miedo a la sal invadió la medicina sintomática occidental. Se volvieron moda las dietas sin sal. Fueron fabricados y creados alimentos sin sal para explotar esa fobia. No consigo descubrir ningún fundamento para tales ideas.

No hay peligro en ingerir una pequeña cantidad de sal no refinada, marina, o gomasio (sal mezclada con simiente tostada de sésamo) conjuntamente con una dieta macrobiótica. Experimente durante diez días o solamente uno. Verificará que no existe ningún peligro. Al contrario, sentirá una mejoría si ha sido tomada en dosis razonables. No se deje sugestionar por las mudables supersticiones y modas de la medicina sintomática. Deje que su propio cuerpo le de la respuesta.”

George Ohsawa

0

Pan de Trigo Sarraceno

No es exáctamente un pan a la manera tradicional, pero es un excelente sustituto de éste pero sin la lavadura, es decir, sin fermento alguno. Es tan fácil de hacer y permite tantas variaciones que querréis hacerlo y consumirlo semana si y semana también. Se puede comer solo como snack para merendar o entre horas, y también se puede consumir con un paté macrobiótico.

La primera vez que comí este pan fue en un curso de la Asociación Macrobiótica Isana que imparten Ana López y Gustavo Coletto en Bilbao: después de hacer este pan, lo huntamos con paté de salmón y estaba.. qué os voy a contar, una maravilla.

Pan de Trigo Sarraceno

La base es muy simple: harino de trigo sarraceno, agua y sal. El trigo sarraceno va muy bien para el intestino, aporta calor-yang a todo el aparato digestivo, por lo que es un alimento que los que tienen estreñimiento por ejemplo, deberían consumir casia  diario. Ya hablaremos más detenidamente de este ingrediente, imprescindible en los platos macrobióticos.

Una vez tengamos la base del “pan”, la imaginación es libre para añadir ingredientes al gusto: semillas, trozode furta, pasas, nituke de verduras, cebolla pochada…

Probadlo y me contáis!!

Ingredientes para el pan:

  • 1 medida de harina de trigo sarraceno
  • 1 medida de agua
  • sal
  • aceite de oliva virgen extra

Disponemos el agua en un bol y espolvoreamos poco a poco la harina de trigo sarraceno encima del agua mientras se mezcla con unas barillas. También se puede hacer con una cuchara, aunque cuesta un poquito más. Echamos la sal y el aceite de oliva y volvemos a mezclar hasta que queda una pasta líquida: esta es la base.

Pan de Trigo Sarraceno

A partir de aquí le podemos añadir muchos ingredientes más, como semillas, frutos secos, olivas, fruta, cebolla pochada… lo que se nos ocurra. Lo mezclamos todo bien y lo distribuimos en una bandeja pincelada con aceite. Lo metemos al horno unos 40 min. a 200º. Nos saldrá una lámina más menos fina de “pan”: lo podemos cortar en barritas y consumirlas así o con algún paté por encima.

¡A disfrutar!

 

0

Gomashio

El gomashio es un ingrediente específico, es decir, se utiliza específicamente para sanar algunos desequilibrios de nuestro cuerpo.

El Gomashio es un tostado de semillas de sésamo y sal de mar, un condimento indispensable en el régimen macrobiótico ya que posibilita el uso debido de la sal sin provocar sed. Tiene un sabor entre salado y amargo, equilibrando así el dulzor natural del arroz integral y otros cereales y verduras. Es mejor tostar el sésamo porque el aceite crudo no es fácil de digerir, pero no debe tostarse de más. El sésamo negro tiene un gusto más fuerte y más a nuez que el sésamos blanco, pero ámbas variedades son adecuadas para uso regular. Debe evitarse el sésamo quimicalizado y refinado.

Gomashio

Se puede comprar ya hecho en tiendas especializadas, pero es preferible elaborarlo de forma casera, su energía siempre será diferente. La proporción de sésamo y sal marina debe ser de 7 a 1: si utilizamos cucharas, deberán ser 7 cucharadas colmadas de sésamo por 1 cucharada muy rasa de sal. Se debe tostar el sésamo en esta proporción en una sartén removiéndolo constantemente con una espátula de madera, hasta que cambie de color pero sin quemarlo. Se sabe cuándo está a punto cuando se deshace entre los dedos. Después se tuesta la sal marina en la misma sartén.

Cuando el sésamo esté frío, se machaca en un mortero de cerámica estriado llamado Suribachi, gracias a la cual la semilla no queda aplastada y permite así extraer el aceite y que éste cubra la semilla. Cuando se haya machacado un 40%, se agrega la sal tostada y se machaca el resto, pudiendo quedar la mitad de todo el gomashio como un polvo fino y algunos granos enteros. Debe machacarse lentemente y en forma ciruclar, aprentando las semillas sobre las estrías y hasta que cada una esté medio partida y que cada semilla esté revestida con sal.

El gomashio debe ser conservado en una pequeña botella, herméticamente cerrada. Es un excelente complemento de los granos y las legumbres, pudiendo ser usado para condimentar el arroz, el trigo sarraceno y cualquier otro cereal. También se puede utilizar como medicamento en la dosis de una cucharada. Además, el gomashio alcaliniza la sangre, neutraliza la condición yin, tonifica el sistema digestivo y el sistema nervioso. Quita los dolores de cabeza (delanteros, yin), las náusesa y es muy bueno cuando hay cansancio.