La curación es un proceso biológico

El autor del siguiente texto es el Doctor Karmelo Bizkarra, Director Médico del Centro de Salud Vital Zuhaizpe. Nos invita a reflexionar sobre nuestro cuerpo y su capacidad de curación.

  • La curación es un proceso biológico. No es algo que alguien haga por ti. Ninguna sustancia extraña, y menos una sustancia tóxica, como lo es un medicamento (por muy caro que sea), puede curarte mientras continúas viviendo de la misma manera que te llevó a la enfermedad.
  • La capacidad de autocuración del organismo es parte del poder de curación y autorreparación de la naturaleza, tanto uno como el otro se curan continuamente del desequilibrio producido por el ser humano.

La curación es un proceso biológico

  • A pesar de los “desastres” ecológicos externos ocasionados sobre la tierra, e internos, sobre nuestro organismo, los dos siguen vivos por su capacidad de reequilibrarse.
  • La enfermedad es un mecanismo de búsqueda de equilibrio. Si una persona come un alimento en malas condiciones, el cuerpo lo vomita y en ese vómito está la curación. Si no ocurre el vómito puede aparecer  la diarrea, una buena manera de expulsar los tóxicos por vía rápida. Si fuma por primera vez, tose y se marea y con estos mecanismos el cuerpo se defiende de los tóxicos inhalados: Ante un susto, una mala noticia. o un dolor extremo en un accidente el cuerpo se marea para no sufrir la agresión, como mecanismo de defensa psicológica… En todas estas reacciones y muchas más el cuerpo intenta buscar el equilibrio a través de lo que mal llamamos enfermedad.
  • El organismo humano crece a partir de la unión del espermatozoide con el óvulo como resultado de sus fuerzas internas, sin que ningún médico tenga que decirle cómo hacerla.
  • En su crecimiento necesita: alimentación, agua, oxígeno, sol (los 4 elementos), movimiento, descanso, cariño y protección. Para recuperarse, necesita los mismos elementos, si es posible de mejor calidad: alimentación sana, aire puro, sol, descanso, ejercicio armónico, amistad-amor.
  • ¿Cuál es el trabajo del médico ante la enfermedad? Romper las cómodas recetas y aconsejar a la persona las condiciones y circunstancias de una vida más sana para facilitar que las fuerzas internas de curación hagan su trabajo. Cuando mi casa se estropea, para recuperarla utilizo los mismos elementos con la que se construyó (cemento, madera, clavos, tejas, …) y si la quiero “sana” utilizo elementos de primera calidad. Lo mismo hago con mi cuerpo.
Deja un comentario